lunes, diciembre 14, 2009

" BREVE POST DESDE MI VENTANA "

b

Lo normal, es que un hombre de mediana edad y aspecto saludable, ataviado con un insustancial atuendo, que camina por la acera a paso tranquilo, pero resuelto, no despierte mi más mínima curiosidad. Pasará igualmente inadvertido, aún cuando el paseo discurra bajo una intensa lluvia invernal, a no ser, claro, que queramos incorporar al rutinario cuadro, un ínfimo pero decisivo detalle, un paraguas cerrado, que anclado al antebrazo izquierdo del sujeto, se contonee ritmicamente como queriendo denotar su desperdiciada presencia. Cualquier otra conducta humana, podría provocar de inmediato todo tipo de análisis e interpretaciones, enconados debates, un sin fín de teorías confrontadas y ninguna solución inequívoca. Y sin embargo de este comportamiento tan particular, solo pueden extrapolarse dos conclusiones: Este hombre, es un poeta o es un idiota, siendo esta última, la acepción más popularmente aceptada para este tipo de casos. Como hasta donde yo sé, al caballero en cuestión, no se le conoce verso alguno y además, estadísticamente, esta demostrado que en el mundo hay más idiotas que poetas, me encuentro en disposición de determinar sin temor a errar, que mi vecino del segundo derecha, Juan Alfonso P. es un idiota. Resta ahora comprobar, si se trata de una idiocia pasajera, o por el contrario estamos ante el típico caso de idiotez crónica, así las cosas, solo queda sentarme pacintemente, a vigilar junto a la ventana, en busca de cúmulos y estratos y de Juan Alfonso, ya que se trata, como no puede ser de otra forma, de un pronóstico temporal.

5 comentarios:

Bet dijo...

jijiji, espero que al tal Juan Alfonso no le dé por entrar en tu blog.... cómo se te ocurre poner ese tipo de datos cuando encima lo llamas idiota, al pobre?? y quién te dice a ti que no se le había estropeado el paraguas???
Hay que ver.... XDDDDD

franglez1976 dijo...

¿Y si resulta que este hombre no era consciente de que gotas de lluvia caían sobre su cabeza? ¿Y si estaba esperando que le cayera "la gota que colmaba el vaso"? ¿Y si lo hizo a posta para protagonizar uno de tus post? Y si es una estrategia de zapatero para evitar que pienses en el fracaso de la reunión de presidentes autonómicos? Es terrible la incertidumbre que se ha despertado en mí.

Juanan dijo...

Y qué guapa es Sara Carbonero, madre mía...

Friki Fontaneda dijo...

Esta mañana he tenido tu post presente camino del instituto. Chaquetón puesto y paraguas en mano comencé a comprobar cómo pequeñas gotitas iban cayendo. La incertidumbre fue total: ¿abro o no el paraguas? ¿Cuál es el momento o instante preciso en el que tengo que tirar de este recurso? ¿Qué cantidad de gotas deben caerme encima (y con qué frecuencia e intensidad)para abrir el paraguas y no pecar de idiota con el paraguas abierto en pleno chirimiri?
Oh estimado y sabio mascachinas! Espero impaciente tu respuesta.

Patapalo interrogado dijo...

¿Mi respuesta? ... pues yo creo que si, que es guapísima la jodía.

(ningún Juan Alnfonso ha sufrido daños durante la elaboración de este post)